lunes, 15 de noviembre de 2010

15 de noviembre de 1911


En condiciones normales, el 15 de noviembre de 1911 sería un día que todos los canarios deberíamos recordar como uno de los días importantes de nuestra historia, no por ser un día para recordar con regocijo pero si con enorme agradecimiento. Ese día, fue uno en los que el pueblo canario expuso al máximo su capacidad de lucha.


Los jefes del Partido Liberal, ejerciendo las prácticas caciquiles tan conocidas y desgraciadamente tan admitidas por una buena parte de la población habían preparado que las elecciones de aquel 12 de noviembre tuvieran un resultado verdaderamente demoledor, obteniendo pleno absoluto 25 concejales de 25 posibles, en aquella época era la elección por mesas. A falta del recuento de 1 mesa el resultado era de 21 de los 25 concejales, habiéndose enterado que en la zona de La Isleta los republicanos habían obtenido 2 concejales los liberales no estaban dispuestos a ceder un concejal más, la mesa que quedaba el recuento era del Barrio de Arenales, al comenzar el recuento de la forma prevista y comenzar con la derrota de los candidatos liberales, una persona de este partido decide romper la urna hiriendo al presidente de la mesa, por lo que se decide posponer las votaciones hasta el siguiente miércoles. Es fácilmente imaginable la expectación ese día, aumentada por el hecho que el autor de la rotura de la luna saliera rumbo a América y se decía que con la recompensa por la ejecución del acto vandálico.

Situándonos en ese día fatídico la Guardia Civil había ido tomando posiciones en la puerta del colegio, en cuyo interior el presidente de la mesa estaba permitiendo, según testigos, algunas irregularidades, no permitiendo ni siquiera la presencia de un Notario que recogiera acta de lo que estaba sucediendo, por otro lado diversas noticias en torno a la detención de Franchy Roca hicieron que numerosas personas acudieran a la zona en busca de nuevas noticias.

A las cuatro y cinco una piedra golpea en la fachada del colegio e inmediatamente después se escucha la voz del Teniente Abella gritando “fuego”, a continuación se oye la primera descarga que deja sobre la calle, heridos a varios obreros, posteriormente se escucharon dos cargas mas. Una de estas descargas acabó con la vida de Juan Pérez Cruz mientras atendía a Pedro Montenegro en ese momentos junto a Juan Pérez se encontraba Juan Ramírez enseñando el emblema de la Cruz Roja como distintivo de la acción que estaban realizando, pues en esta situación Juan Pérez fue asesinado, de rodillas atendiendo a un herido y con un distintivo de la Cruz Roja a su lado, Juan tenía 28 años y era casado con varios hijos

Además de los mencionados Pedro Montenegro González y Juan Pérez Cruz, fallecieron también Juan Luzardo, de veintitrés años, cargador del muelle y natural de Lanzarote, Cosme Ruíz Hernández, de veinticinco años, carbonero y natural de Fuerteventura. Vicente Hernández Vera, de 32 años, trabajador del carbón y Juan Vargas Morales, casado con varios hijos y trabajador del carbón.

El teniente responsable de la carga, fue sometido a un consejo de guerra, el cual en 1913 lo absolvió completamente de todos los cargos de los que había sido imputado, en la línea de la versión oficial ofrecida “Lamento desgracias, pero agredir al Instituto benemérito, salvaguardia del orden, ocasiona esas desgraciadas” , recuerdo que ni un Guardia sufrió algún tipo de rasguño.

Todos los fallecidos fueron reconocidos con una calle en La Isleta, nombres que después fueron sustituidas, desgraciadamente para ellos no hay memoria histórica, por lo visto antes del 36 no existían las injusticias, a un año justo del centenario debemos ponernos como objetivo el reconocimiento de estos obreros que dieron su vida por las libertades de este pueblo, debemos nosotros mismo ser los artífices de nuestra memoria histórica, no con una memoria selectiva sino como una memoria que englobe todas las injusticias que se han cometido a lo largo de toda nuestra historia. Propongo desde estas líneas que intentemos que para el centenario, las calles que tenían los nombres de estas personas aparezca en la placa, la nota “antes de…..” y luego el nombre de cada uno de ellos.



Fdo. Jorge Pulido Santana

Asociación Secundino Centenario.


2 comentarios:

  1. 15 de Noviembre obreros mataron,
    fue triste la muerte, gente que lloraron.
    Mil pa allí se fueron, obreros cantando

    Pero ladra y morder es lo que contesta el perro.
    15 de noviembre obreros mataron
    fue triste la muerte, gente que lloraron.

    Es una estrofa de una canción que me cantaban cuando era pequeño, es lo que recuerdo, de la canción.

    Un abrazo y buen artículo.
    Matías Campos

    ResponderEliminar
  2. me parece bien,Canarias también existe,hay que defender lo nuestro,cuando hablamos de memoria histórica oímos la memoria de otros pero no la nuestra,aunque sea previa a la guerra

    ResponderEliminar