miércoles, 16 de noviembre de 2011

114 años de "El Guanche". 114 años de nacionalismo político canario.

Por Jorge Pulido Santana:


           A principios de año 1897, los muchos vaivenes de la vida hicieron coincidir en la misma ciudad a 2 de los canarios más comprometidos, con nuestra tierra, de la historia.
          Por un lado, José Esteban Guerra Zerpa, conocido como Pepe Guerra, nacido el 30 de abril de 1865, en Santa Cruz de La Palma, ciudad a la que sus padres se habían mudado 2 años antes desde Gran Canaria, con el objetivo de que su padre, Pedro Guerra, se hiciera cargo de la puesta en marcha y posterior funcionamiento de la imprenta “EL TIME”, este ambiente propicio y el repentino fallecimiento de su padre, hizo que Pepe Guerra desde muy joven adquiriera una importante experiencia en los trabajos de impresión, por razones de diferente índole Pepe Guerra, tuvo que abandonar la dirección de la imprenta a principios de 1897, esto motivó que acompañado de su familia emigrara a Venezuela.
         Por otro lado, Secundino Delgado Rodríguez, nacido el 5 de octubre de 1867 en Santa Cruz de Tenerife, según el propio Secundino, en abril de 1896 sale de Cuba con destino Canarias a bordo del vapor “Berenguer el Grande”, se instala a vivir en casa de su madre en la calle La Laguna nº 38 de Santa Cruz de Tenerife, pero por informaciones recibidas que lo situaban como uno de los colaboradores en el suceso acaecido el 28 de abril de 1896 en el que explotó un artefacto fabricado con dinamita en los baños de la Capitanía General de la isla de Cuba en La Habana, tuvo que salir apresuradamente de Canarias, también a principios de 1897, dirigiéndose a Venezuela, país que ya por entonces había logrado su independencia.
      2 personas con esas enormes convicciones y encontrándose en la misma ciudad, era de esperar lo que sucedió, primero lo inevitable que se encontraran, se conocieran y entablaran amistad y segundo que comenzarán entre los 2 una espectacular aventura Esa aventura, en principio se llamó “El Guanche” y constituyó una publicación de 8 ejemplares y un boletín digamos de despedida. Pero realmente ese día, el 18 de noviembre de 1897, tuvo lugar el nacimiento del moderno nacionalismo político canario, “No ignoramos lo grande y magnánimo de la obra que acometemos” por primera vez una publicación promulgaba al mundo que somos los canarios y las canarias los que tenemos que defender nuestro país, “Ella es nuestra madre común y como á tal no debemos olvidarla en manos de quien poco le interesa”.
           Con esta publicación se empezó a apuntalar la idea que los canarios y las canarias tenemos el derecho de decidir libremente nuestro futuro, pero no sólo es nuestro derecho como pueblo, es nuestro deber como herederos de una tierra a la que tenemos que defender, “Cumplamos con nuestro deber, unámonos, canarios todos, cual lo hacen los hijos expatriados que quieren socorrer á su madre”.
        Termino con las mismas palabras con las que finalizaba el primer artículo del número 1 de “El Guanche”,

“¡CANARIOS, SEAMOS DIGNOS DE ELLA! ¡TRABAJEMOS POR SU FELICIDAD!

jueves, 13 de octubre de 2011

Video introducción Homenaje a Secundino Delgado, octubre 2011

Video de las intervenciones de Nast y Nira Pulido Suárez, ambos leyendo fragmentos de artículos de Secundino Delgado.


Publicado por Canariasestado.

Video intervención José Carlos Martín Puig.

Durante el homenaje Tributado a Secundino Delgado, el 9 de octubre de 2011, con motivo del 144 aniversario de su nacimiento.



 Publicado por Canariasestado.

Video de Teldeactualidad

      Video publicado por Teldeactualidad bajo el nombre "Secundino Delgado une al nacionalismo canario en Telde".

lunes, 10 de octubre de 2011

INTERVENCION DE JOSE LUIS ALAMO, HOMENAJE A SECUNDINO DELGADO 2011.


Estamos aquí hoy para conmemorar el año 144 de la vida de Secundino. Estoy diciendo que Secundino sigue vivo. ¿Quién, si no, ha logrado reunirnos hoy aquí a todos nosotros? De hecho, si no fuera por nuestro Líder no hubiéramos venido, como así ha sucedido en otras ocasiones al no lograr unirnos para responder a determinadas exigencias nacionales. Hoy El Nacionalismo Político Canario cumple 144 años.
La vida de nuestro Prócer se ha intensificado en el interior de nuestro pueblo en los últimos años. Podríamos decir que en la misma medida que Secundino esté o no vivo entre nosotros estará maduro o no el Nacionalismo Canario. Por eso la difusión de la vida y obras de Secundino y la profundización en la misma es elemento indispensable en el proceso de la Construcción Nacional Canaria.
Hace algunos años que se viene celebrando esta efeméride del 5 de Octubre. Por iniciativa de Solidaridad Canaria y Azarug primero, y después con la incorporación de la Asociación Secundino Centenario. Pero hemos de caer en la cuenta de que hoy es víspera del AÑO DOS MIL DOCE. Y que mañana, 1 de enero de 2012, comenzaremos a celebrar el CENTENARIO DE SECUNDINO.
El 4 de Mayo de 1912 murió en Santa Cruz de Tenerife y su familia y compañeros lo enterraron en el Cementerio San Rafael y San Roque. A todos nos parece que vivió muy poco tiempo, 44 años. Que, si su vida se hubiese alargado más, hubiésemos contado con más actividad y documentos para afianzar el camino de la Nación Canaria. Murió porque enfermaron sus pulmones. Enfermedad contraída por las malas condiciones de la cárcel. Allí lo encerró la persecución de Valeriano. Este tal Weyler era un alto representante militar del Estado. Secundino murió asesinado por el Terrorismo del Estado Español- No lo olvidemos nunca.
Pero ¿por qué hablar de su muerte el día en que conmemoramos su nacimiento? Porque, además, como hemos venido diciendo, su muerte fue sólo su desaparición física. Precisamente por eso, porque estamos muy cerca de este incidente de su vida lo queremos anunciar en este día del año 144. Por todo esto me constituyo en pregonero de la próxima efeméride. Pregonar que para el AÑO DEL CENTENARIO todos somos necesarios.
Todos somos necesarios para izar la bandera de Secundino en todas las islas de nuestro Territorio Nacional y en el exterior que podamos. Todos somos necesarios para escribir en libros, periódicos y revistas y hacer aparecer en los medios audiovisuales informaciones y documentos que afiancen en el pueblo la Conciencia Nacional. Todos somos necesarios para distribuirnos por todos los pueblos la vida y obras de nuestro Prócer Nacional. Todos somos necesarios para conseguir declaraciones institucionales de Ayuntamientos, Cabildos y Gobierno y Parlamento Canarios.
De la efectividad de los actos del CENTENARIO, dependerá bastante el camino que emprenderemos para la celebración del Sesquicentenario, de los 150 años de vida del Nacionalismo Canario.
Son todos estos, pasos que vamos dando en el camino que nos lleva a la Nación Soberana.


José Luis Álamo Suárez.
Asociación Secundino Centenario.
En el 144 aniversario de la vida de Secundino.

miércoles, 5 de octubre de 2011

Certificado de bautismo de Secundino Delgado.

D. Epifanio Díaz Saavedra, Cura Párroco Rector de la Iglesia Matriz de Nª Sª de la Concepción de la Ciudad de Santa Cruz de Santiago de Tenerife.
Certifico: Que al folio ciento noventa y tres vuelto del Libro trigésimo bautismal de dicha Iglesia se halla la partida siguiente:
"En la Ciudad de Santa Cruz Diócesis de Tenerife, provincia de Canarias, a trece de Octubre de mil ochocientos sesenta y siete. Yo D. José Manuel Hernández, Capellán Párroco Castrense del Hospital Militar de esta Plaza, con autori-zación de D. Domingo González, beneficiado de la Parroquia Matriz de Nuestra Señora de la Concepción, bauticé solemnemente a un niño que nació a las siete de la noche del día cinco del presente mes y año, en la calle de San Lucas; y a quien puse por nombre Secundino, siendo hijo de Secundino Delgado, natural de esta Ciudad y de María Rodríguez, que lo es de la Villa de Adeje. Abuelos paternos: Dámaso Delgado y Ascensión del Castillo, de la Ciudad de La Laguna. Maternos; Pedro Rodríguez y Cipriana Hernández, de dicha Villa de Adeje. Fue su madrina Altagracia Delgado de esta Ciudad a quien advertí del parentesco espiritual que contrae con el bautizado y los padres del mismo... “

martes, 4 de octubre de 2011

144 aniversario del Nacimiento de Secundino Delgado.


Este 5 de octubre, se conmemora el 144 aniversario del nacimiento de Secundino Delgado, por este motivo y como cada año el nacionalismo canario le tributará un merecido homenaje.
El acto se realizará este domingo, día 9 de octubre, a las 12.00 horas en el Parque San Gregorio, de la Barranquera (Telde), y esperamos que este acto siga fortaleciéndose como un acto solemne de fraternidad nacional canaria. Las razones para homenajear a Secundino pueden ser numerosísimas, pero destaco especialmente dos, la primera, por su contribución al desarrollo del primer sindicato obrero canario, basado en una estructura de unión de gremios, la Asociación Obrera de Canarias, este sindicato constituido en agosto de 1900 obtuvo un excelente impulso, entre otros factores, por el trabajo realizado desde su órgano de expresión “El Obrero”, del cual Secundino fue redactor hasta diciembre de 1901, momento en el que tras la publicación de su artículo “Un Paréntesis” la abandona acompañado de Manuel Déniz Caraballo para empezar la publicación el periódico “Vacaguaré”.
La otra gran razón para homenajear a Secundino es que con la publicación del artículo “Por las Canarias” en el número 1 del periódico “El Guanche”, se constituye en fundador del moderno Nacionalismo Canario, reconozco que Secundino no fue el primero, ni el único, pero debido a su empeño, sacrificio y valentía, se hizo público que en Canarias hay personas que somos conscientes que los canarios y las canarias somos capaces de decidir nuestro futuro.
No ignoramos lo grande y magnánimo de la obra que acometemos…¿Qué hacer en este caso?¿Permanecer indiferentes, cual extraños ante este maremágnum de ideas, que se debaten en el mundo entero, tanto en lo político, como en lo económico, como en lo social?
No; amamos cual sabe hacerlo un corazón patriota, a nuestras Islas Canarias y sus isleños, para permanecer inactivos abandonando a nuestra propia carne.”
Secundino y su equipo se empeñaron y fueron perseguidos, el propio Secundino fue encarcelado y puesto en libertad 11 meses después sin juicio alguno, por sentir y demostrar que ser canario o canaria es un orgullo, gritando al mundo que no somos más que nadie, pero tampoco menos.
Por todo esto, todos los caminos del nacionalismo canario, todos los caminos de la sociedad canaria, deben conducir este domingo 9 de octubre al Parque San Gregorio, sin perder de vista mayo de 2012, cuando celebraremos el centenario de su fallecimiento.


Jorge Pulido Santana
Asociación Secundino Centenario.

martes, 20 de septiembre de 2011

MI PERAL

El 21 de septiembre de 1903, hace justamente 108 años, se publica el relato corto firmado por Secundino Delgado, titulado “Mi Peral”, esta publicación se realiza en el “Diario de Tenerife”. En este diario siempre tuvo Secundino un trato especial, posiblemente esto fue debido a la influencia que tenían en él los hermanos Estévanez, sobre todo Patricio, que fuera principal valedor para la existencia del diario.
De los relatos cortos escritos por Secundino “Mi Peral” constituye él publicado mas tardíamente, esto hace que sea muy complicado tener claro si fue escrito durante su cautiverio o posteriormente.


MI PERAL

I

Allá muy alto, cuasi en la cumbre, hay una cabaña vieja donde vivo á ratos.
Es una sala grande que antaño fue granero, y una alcoba pequeña como una celda. Ambas están en alto. Se sube y baja al patio por una escalera desvencijada y ruinosa que hace temblar. El patio es amplio y pedregoso; con un cielo de parras entrelazadas. En primavera, apenas puede mirarse el firmamento azul. Aquellas vides son las que llaman de moscatel. En este tiempo están enracimadas de uvas frescas, hinchadas y brillantes, dulces y sabrosas.
En los rincones del patio hay poyos muy antiguos y antiestéticos con rosales y madreselvas, camelias y violetas,
lilas y dalias.
A la derecha está el corral con gallinas, pollos, patos, pavos, tórtolas y palomas.
Más adentro una cuadra que sólo tiene estiércol y un goro de piedra seca, con su pileta limpia triste.
Al fondo de este patio pedregoso, pero animado y fragante, está una portada que da paso á un huertecillo de lechugas, cebollas, beterradas, coles, rábanos y remolachas; en una esquina, un triangulo de maíz ondulante como el mar y verde como la esmeralda. Al centro de mi alegre huerta se yergue un peral, uno solo, pero umbroso, gigante como una ceiba americana...
El, es la causa de mi cuento...

II

-Aquí venimos las tres para pedirle un favoe... ¿Qué lo hará?....
—¿Y qué es ello?... ¿A tres muchachas tan lindas qué puedo yo negarles?...
—Pos lo que queremos en que nos empreste la sala para jacer un baile mañana—dijo la más opuesta y garbosa de las tres, al mismo tiempo que trillaba con sus dientes grandes, blancos y apretados la punta de un pañuelo colorín.
—Pero si yo estoy de luto muchachas.
—Baj...—mujió Rosario; y se quedaron tristes mirándose las botas amarillas y fuertes con algunos remiendos desmedidos...
De pronto Rosario, la más animosa, tuvo una inspiración; se encendieron sus mejillas de carmín, palpitóle el seno elástico y mórvido que pugnaba por romper con sus pesones duros y vibrantes la blusa rosácea que los cubría, y con voz temblorosa como una súplica, como un ruego, me dijo:—Ya que usted está de luto se va de caza, me deja la llave y yo cuidaré sus animalitos hasta que vuelva... ¡Eh! ¿Nos hará V. ese favor?...
En tanto que hablaba, sus pupilas húmedas escudriñaban mi duda y suplicaban; suplicaban de una manera tal que me rindieron. Cedí. Cedí y fui engañado...

III

Rosario tomó las llaves de mi cabaña y no hubo baile. Engañó a sus amigas, y á sus padres, y á todo el mundo y en vez de baile fué un idilio amoroso bajo las copas cuajadas de frutas y hojas de mi peral...
Mas tarde lo supe todo y me di cuenta exacta. Rosario no encañó á nadie. Fué «el genio de la especie» quien nos engañó á todos y á Rosario inclusive. El, que viendo la vitalidad exuberante de la «maga», su hermosa faz, tipo exacto de pura raza, sus anchas caderas que prometían cómodo y amplio engendro, sus labios gruesos y rojos, húmedos por el deseo de besar, sus pechos abultados como depósitos abundantes para la boca de un recién nacido, su todo en fin, que era la personificación genuina de la gran matrona...; él, «el genio de la especie», indiferente al formulismo social, eterno reidor de las Iglesias, insensible á los dolores de las victimas, conspiró y mintió y triunfó de todos; y en vez de la fiesta y el timple y la guitarra, que debieron alegrar la sala de mi cabaña vieja, sólo se oyó aquel día el arrullo de tas palomas, el cloquear de las gallinas madres, el “arrorró” melancólico de las tórtolas y los besos suaves y ardientes, con promesas soñadoras y abrazos apasionados, voluptuosos, donde se fundieron Rosario y su amante para dar vida á Pepín, quien ya hoy viene á robar peras á mi peral umbroso.

martes, 19 de julio de 2011

LA VOLADURA DE LA CASA DEL PUEBLO DE LA ISLETA.

Con la finalidad de minar cualquier levantisco, sobre las cinco horas de la tarde del lunes 20 de julio de 1936 se hizo dinamitar la casa obrera porteña.

Por: Juan Peña García.

Cada 18 de julio la prensa se hace eco de la efeméride del alzamiento militar de 1936 que promovió un golpe de Estado contra la II República Española y la consiguiente Guerra Civil (1936-1939). Se abunda en los sucesos protagonizados por el bando rebelde, y poco se dice del bando que opuso resistencia al denominado Movimiento Nacional.
El conocimiento de la resistencia popular contra el fascismo que siguió al 18 de julio sigue constituyendo, aún hoy, después de 75 años, un vacío de nuestra historiografía. Estos episodios de resistencia, por insignificantes que parezcan y aunque no fueron algo de vastas proporciones, merecen al menos una cita en los libros de historia, donde Canarias sólo figura como mero trampolín del general Franco hacia África y La Península. Es injusto olvidar la gesta heroica de unos hombres y mujeres que pagaron con su vida o de otras formas también crueles la fidelidad a una causa y unos principios, tratados como bandoleros y criminales por el bando rebelde.
A pesar del rápido control militar de los centros neurálgicos, el ejército encuentra cierta resistencia. En el asalto al Gobierno Civil de Santa Cruz de Tenerife el sábado 18 por la tarde mueren el falangista-soldado voluntario Santiago Cuadrado Rodríguez (por el bando rebelde) y el cabo de la Guardia de Asalto Antonio Serrano (por el bando constitucional).
En Gran Canaria se producen pequeños núcleos de resistencia al golpe de estado. El viernes 17 por la noche se reunían las federaciones obreras en sus locales de Las Palmas de Gran Canaria, al tener conocimiento fidedigno del alzamiento de las plazas africanas. En la madrugada del sábado 18 se constituye en la Casa del Pueblo un comité de lucha para convocar una huelga general y coordinar las acciones para frenar el golpe. En horas de la mañana, en la redacción del periódico socialista Avance se confecciona un manifiesto que se distribuye por la ciudad. La Federación Obrera declara la huelga general y solicita armamento para luchar, pero el Gobernador Civil no lo autoriza; tampoco hubo la decisión suficiente para tomar las armas u obligar a las timoratas autoridades republicanas a distribuirlas entre aquellos que estaban dispuestos a empuñarlas. Cientos de personas se manifiestan frente a la Comandancia Militar, siendo dispersados a tiros. Era ya demasiado tarde para parar el golpe.
En Telde se produce un tiroteo en el que muere el derechista José Suárez. En la zona norte se forman partidas para resistir y Suárez y Egea son detenidos en La Aldea el 24 de julio. El día anterior son detenidos muchos cuadros y activistas de la Federación Obrera en una reunión clandestina en el Risco de San Nicolás. Y el 10 de agosto queda desarticulado totalmente el comité de lucha de La Isleta con su detención en una casa de Pico Viento (Tafira), cayendo la mayor parte de la dirigencia del Frente Popular (luego transportada a La Península y asesinados en la macabra expedición del Dómine).
Por la Casa del Pueblo de La Isleta aparecen esa mañana del sábado vehículos con falangistas en actitud provocadora y se producen tiroteos. Un desafortunado incidente se produjo el lunes día 20 en La Isleta. Al mediodía suben tres militares por la calle Faro. El cabo de infantería Manuel Cabrera Araya (residente en la calle Inés Chemida) y los soldados de infantería Francisco Andrade Gómez (malagueño) y Juan Jiménez Mariano (moganero). La patrulla prestaba servicio en la oficina de Telégrafos sita en la calle Albareda. El cabo tenía a su madre enferma y decide ir a verla.
En la esquina con la calle Bentayga son interceptados por un grupo de 8 o 10 personas que le requieren sus armas. Se produce un forcejeo y un tiroteo, y los asaltantes se apoderan de las armas. Luis Cabrera Hernández es herido en la pierna. Los asaltantes huyen y son detenidos al día siguiente, siendo conducidos al Castillo de San Francisco. Los soldados caen muertos en la calle Tufia y el cabo malherido llega hasta la calle Juan Rejón y es evacuado al Hospital Militar. El martes siguiente son enterrados los ‘primeros gloriosos caídos’, según consideración de los alzados.
Como represalia se despliega un fuerte contingente de tropa y falangistas en la zona. En los alrededores de la Casa del Pueblo son tiroteados desde las azoteas. Los militares dan orden de evacuación al vecindario de las inmediaciones, que se refugian en otras casas del barrio. Con la finalidad de minar cualquier brote levantisco, sobre las cinco horas de la tarde se hizo dinamitar la casa obrera. Por ironía del destino, el oficial militar que dirigió la maniobra era, según algunas versiones, un simpatizante comunista. Se elimina así un símbolo de un barrio obrero y popular.
El Consejo de Guerra se celebra en el Cuartel de San Francisco el 2 de septiembre de 1936 y declara penas de muerte para cinco de los encausados y cadenas perpetuas para cuatro. En rebeldía es encausado el conejero Pedro Nolasco Perdomo Pérez. Permaneció 33 años (hasta el año 1969) encerrado en distintas casas de sus familiares en el barrio, siendo uno de los topos que permaneció más tiempo oculto.
Los fusilamientos se producirán al amanecer del lunes 7 de septiembre en el campo de tiro del Cuartel de Artillería de La Isleta, siendo el segundo que se produce: el primero tiene lugar el 6 de agosto, siendo fusilados el comunista y diputado Eduardo Suárez Morales y el socialista y delegado gubernativo de la zona norte Fernando Egea Ramírez.
Los tres condenados a cadena perpetua son conducidos en enero de 1937 al penal del Puerto de Santa Maria en Cádiz y regresan (con prisión atenuada) en julio de 1941. El cabo Manuel Cabrera, al que se le descubrió un tatuaje en el pecho con la hoz y el martillo en el Hospital Militar, fue enviado al Castillo de San Francisco por el delito de abandono del servicio de armas y condenado a la pena de 20 años, siendo liberado en el verano de 1940.
Desde mediados de agosto cesa cualquier intento de resistencia organizada en Gran Canaria, produciéndose hechos aislados de retaguardia como el fracasado intento de asalto del Cuartel del Regimiento de Infantería de La Isleta (Cuartel de Los Barracones) en diciembre de 1936.
Consolidado el golpe y sofocado los focos de resistencia se desarrolla un rápido y sistemático ataque a las estructuras organizativas del Frente Popular, iniciándose una dura persecución y cruenta represión para lograr su descabezamiento y aniquilación. Se suceden las masivas detenciones y empieza funcionar la máquina represiva.
Una desmedida e injustificada represión, sufrida por la práctica totalidad de los afiliados y los simpatizantes a partidos, sindicatos y sociedades obreras y republicanas de centro-izquierda, y toda la representación institucional (mayormente republicana-masónica). Y también los colectivos profesionales de funcionarios, maestros, médicos, abogados y periodistas, entre otros. Muchos conocieron la muerte con o sin juicio previo. Otros ni siquiera tuvieron esa posibilidad y desaparecieron en el anonimato, asesinados por bandas amparadas por el nuevo régimen. Muchos de esos defensores de la legalidad republicana serán detenidos, encarcelados, desaparecidos y fusilados en los meses siguientes.
En la primera semana del golpe las cárceles, comisarías, cuartelillos y centros de detención quedan repletos. El campo de concentración de La Isleta (ubicado al norte del Cuartel de Artillería) se abre el viernes 31 de julio con un primer ingreso de 315 presos. El campo cierra (al ser trasladado al de Gando) el lunes 15 de febrero de 1937 con 1.145 detenidos.
Se contabilizaron (hasta 1948) 71 personas fusiladas en la provincia de Las Palmas. En el primer semestre fueron desaparecidas-asesinadas alrededor de 1.200 personas en toda Canarias. Se calcula que en el periodo de 1936 a 1950 pasaron por las prisiones canarias 20.000 personas, entre las diversas categorías de presos (detenidos, encausados, gubernativos, preventivos, retenidos, rehenes, etc), incluyendo a los presos peninsulares trasladados a las Islas. Y miles los maltratados, vejados, torturados, encarcelados, deportados y exiliados. Los que pudieron se escondieron o huyeron al exilio. Otros, posiblemente para escapar de la escabechina, se pasaron al bando insurgente.
El régimen de terror se intensificó con la extensión de las represalias hacia las familias, amistades y entornos cercanos, abarcando al conjunto de la población en un control generalizado. La pérdida de puestos de trabajo, la incautación de bienes propiedades, las multas y la imposición de impuestos, cuotas y contribuciones. La marginación social abocó a la indigencia y la pobreza a miles de familias.
La represión desencadenada en Canarias es el resultado de una decisión política planificada, metódica y necesaria, de una política tendente a desarticular a la oposición al golpe de estado y a pacificar la retaguardia de un frente de guerra que muy pronto se manifiesta como duradero. La venganza y el exceso individual existieron, pero como factores anecdóticos y, siempre, favorecidos por el propio golpe militar. La dura represión tenía un claro sentido: amedrentar a la población y a los posibles resistentes, arrasar al movimiento obrero. Sobre su base se asentó un sistema dictatorial que favoreció a la minoría de la clase oligárquica.
Los promotores del golpe militar lo justificaron en las movilizaciones y los alborotos producidos dándoles un carácter de insurrección social, cuando en realidad nunca tuvieron la dimensión de violencia planificada hacia la toma del poder. En su conjunto la situación creada suponía la alteración de la paz social que tradicionalmente reinaba en las Islas y que tanto añoraban los patronos acostumbrados a beneficios fáciles, ahora recortados por la crisis económica y la mayor capacidad reivindicativa de la clase trabajadora. La protesta obrera buscaba la modificación del reparto de la renta y la consecución de mejores condiciones de vida (vivienda, salubridad pública, educación, etc).
Se impuso el imperio del terror y de la arbitrariedad, un clima de violencia inédito hasta entonces en Canarias, no para restituir el orden social alterado, sino para frenar las conquistas del movimiento obrero. No había motivo próximo ni remoto que justificase la brutalidad desatada por los militares y sus afectos. Aquí no sucedieron los radicalismos producidos en otos lugares. En el periodo republicano en Canarias la única muerte “política” fue la del joven socialista Juan (o José) Morales Ojeda, herido frente a la Casa Woermann por la Guardia de Asalto cuando participaba en la algarabía con que en La Isleta se saludó el triunfo del Frente Popular en febrero de 1936 y que murió el 1 de marzo.
La reacción isleña rindió pronto homenaje a León y Castillo en Telde, al tiempo que Franchy y Roca perdía su calle en la capital. Las preferencias estaban claras. Se instauró el silencio, la desmemoria. Las víctimas callaron para proteger a los suyos.
En el solar resultante de la voladura de la Casa del Pueblo, dos años después de su destrucción, el 18 de marzo de 1938 se inaugura la Plaza de España, interviniendo en el acto militares, falangistas, autoridades y el cura de la iglesia de La Luz Matías Artiles Rodríguez. Se sepultaba cualquier recuerdo del anterior centro obrero. Así tuvo origen el único espacio público verde que merece denominarse plaza o parque en La Isleta. Cuarenta años después, al inicio de la democracia, en 1978 y por iniciativa de la primera Asociación Vecinal isletera, la plaza pasó a denominarse Plaza del Pueblo, en homenaje a aquella casa. Allí tuvo su sede el inicial movimiento vecinal del barrio, en el local construido a partir de la primera remodelación de la plaza.
Hoy, 75 años después, desaparecidos aquellos frondosos laureles y esbeltas palmeras de la vieja Plaza de España para dar cabida al actual aparcamiento de coches (cuya construcción se inició en septiembre de 2001), lo que supuso la remodelación de la plaza (para peor), y traslada la Sala de Lectura Municipal en noviembre de 2010 a la Plaza de La Luz, ha quedado allí un pequeño local de propiedad municipal en desuso. Algunos vecinos y vecinas proponen que se utilice como Casa Ciudadana de La Isleta para uso colectivo vecinal, dedicada a actividades recreativas, culturales y sociales.
La memoria histórica es un saber que no necesita justificación utilitaria. Forma parte de nuestra cultura, pues conocer nos enriquece. Constituye parte de los cimientos de la sociedad, ya que no se puede vivir el presente y encarar el futuro sin asumir el pasado.
Ahora que la gente nueva del 15M toma la plaza, ojalá que las nuevas generaciones sepan valorar este pasado para proyectarlo en su acción por un futuro posible mejor, impulsando un movimiento profundamente ‘respublicano’, es decir, ciudadanista, por la causa pública y el provecho común, que vuelva a recuperar y defender los viejos valores de Libertad, Igualdad y Fraternidad, tejiendo una nueva red social en base a las históricas prácticas de hermanos, amigos, vecinos, compañeros y camaradas.

domingo, 17 de julio de 2011

PREGÓN FIESTAS DEL CARMEN 2011 - LA ISLETA


Por Cristóbal Del Rosario Medina.

Buenas noches amigos y amigas, autoridades, isleteros todos.

Es un verdadero honor, estar hoy aquí, en esta gran piedra pendular de Tamarán, para hablar de sentimientos  isleteros, con el agradecimiento por mi pertenencia y por su generosidad para hacer el pregón de este año 2011 en reconocimiento a Nuestra Señora del Carmen.

Antes de intentar comunicarles mi visión de las fiestas del Carmen, quiero dejar claro, el misterio que representa la virgen, lo que yo siento, ¨ pertenencia a la isleta ¨ y la devoción a esta mayeya santa que desde su llegada en 1913, tan involucrada ha estado en nuestro desarrollo social.

Esta noche mis expresiones, no son lineales van saltando de esquina en esquina, de casa en casa, del suelo al cielo, del color al olor, del corazón a la historia y del llanto a la alegría.

Mi nombre es Cristóbal hijo de Pino y de Cristóbal, emigrantes a la isleta del barrio del gurugu y del maipez de Agaete.

Así de simple
Así de maravilloso
Así de complicado
Así con el respeto a ellos como al resto  de nuestros antepasados

Yo no sé porque razones las estrellas azules, verdes e ingrávidas, iniciaron una danza con el firmamento de fondo ante el nacimiento de La Isleta.

Millones de años formando figuras de basalto y picón guardando un secreto.

Mi hermano Jorge me llamó antes por teléfono y me dijo me acabo de enterar que vas a pregonar las fiestas del Carmen te recuerdo lo siguiente y me gustaría que lo trasmitieras:

“Por los años sesenta tu te examinabas para la revalida de acceso a la universidad y recuerdo que papá y yo fuimos a rezar a la parroquia del Carmen mientras tu te examinabas; papá le prometió a la virgen que si aprobabas y pasabas a la universidad le traería un ramo de flores.

Y aprobaste hermano.

Y papá aquel honrado personaje se las llevó al cura.

Cuando el párroco social vio las flores le dijo Cristóbal la virgen no necesita flores, necesita ladrillos y papá fue y cogió una camioneta la llenó de ladrillos y se las llevó al cura, nos santiguó y bendijo el hecho”.

Hay cosas en la vida de los pueblos que tienen una rara explicación, una de ellas, es esta Isleta y esta amada parroquia.

¿Por qué se rodea de Benartemi, Andamana, Tinguaro, Adargoma, Guayarmina, de Menceyes, de Faycanes…?

¿Por qué los ojos de su estructura arquitectónica y su púlpito hacen de Atalaya de Tamarán?

¿Por qué se convierte en ocioso albergue de cambulloneros, boteros, obreros con lenguaje particular, nacidos isleteros desde el principio hasta el final?

¿Por qué es un palomar del emigrante,  pobre, rico, rico indio, indio negro, negro- párroco social?

¿Por qué como venganza genética, no dejar crecer la encina ni el roble ni el ciprés?

¿Por qué se niega a tener arroyos, regatos y ríos?

Yo creo que todas estas preguntas tienen una santa respuesta.

Ella simboliza el núcleo de unión entre los misterios y las realidades.

Hay un problema en Abengoa, intentan hacer esclavos a los obreros, y la parroquia, sus gentes y la Virgen sacan su filosofía de la vida y convierten las calles de la Isleta en un movimiento revolucionario.

Hay problemas Fox-bucrá, se producen los encierros en la parroquia y la asamblea grita libertad.

Hay un intento de humillación el 15 de Noviembre de 1911 a los alzados vecinos de la isleta, y se producen plegarias de rebeldía que duran cien años con la complicidad de San Pedro, San Pío, La luz y El Salvador.

Y cuando aparecen ¨ los obreros sin patrones ¨ de la organización de trabajadores portuarios OTP.

Y logran su independencia,
Cimientan  con sus sudores el orgullo de pertenencia,
Cuando nos azotan, no lloramos
Hacemos el vico y en nuestros rostros aflora el rojo del volcán como fortaleza de nuestros silencios, parte de nuestro secreto que nos convierte en isleteros.

Y nuestra señora del Carmen observando, bajo su manto piconero gritando al firmamento, estrellas, planetas ustedes también  pertenecen a la Isleta.

Virgen del Carmen isletera, Santa Mayeya gracias por tu generosidad, por tu silencio y respeto.

¡ VIVA LA ISLETA ¡


Cristóbal Del Rosario Medina

martes, 12 de julio de 2011

Centenario fallecimiento Lila Delgado Frifft

Hoy 12 de julio hace exactamente 100 años del fallecimiento de Lila Delgado Frifft, hija de Secundino Delgado, Lila había nacido 17 años antes en Tampa (Estados Unidos), por la nota del Registro Civil podemos saber que en esa época vivía en la calle Tinguaro, por ser soltera supongo que este sería el domicilio también de Secundino.


Este sería otro grandísimo golpe en la durísima vida de Secundino, recordar que anteriormente había perdido otro hijo muy joven.

domingo, 10 de julio de 2011

148 aniversario de “El Time”. Primer periódico editado en La Palma.

      Por: Jorge Pulido Santana.    

      Este 12 de julio se cumple el 148 aniversario de la publicación del número 1 del periódico “El Time”, primer periódico de la historia editado en la isla de La Palma.
     Su primer editorial comenzaba de la siguiente manera:
     “¡GUTTENBERG! Genio sublime, a cuyo nombre va unida la memoria del asombroso descubrimiento de la IMPRENTA, en cuyos caracteres ha leído un provenir la humanidad, permite que sea tu glorioso nombre la primera palabra que pronuncie nuestra Prensa....”
En su apartado 3 se hace la siguiente reflexión:
     “El Periódico, pues, es una necesidad de los pueblos modernos, que sin él son como desgraciados sordo-mudos que no hablan entre si, que no comprenden...Los pueblos necesitan una voz, y una voz que multiplicándose y encadenando sus sombras, se haga eterna como la voz del mar que se perpetua de una ola en otra.
      Esa voz, lo hemos hecho ya, es el Periódico, y esa es la que comienza a resonar hoy en La Palma, haciendo lucir para ella la aurora del porvenir.”
         En este primer número aparecen como editor responsable Manuel Cabezola y como encargado de la imprenta, situada en la calle Santiago nº 76 de Santa Cruz de La Palma, aparece Pedro Guerra, Pedro era natural de Gran Canaria y se desplazó a La Palma a principios de 1863, para colaborar con la puesta en marcha de la imprenta debido a su experiencia profesional, luego quedó establecido en esta isla, por este hecho ya se merece un hueco en la historia de nuestro pueblo, pero 2 años después, justamente el 30 de abril de 1865, le sucedió otro hecho de vital importancia para nuestra historia, este hecho es el nacimiento de un hijo al que llamaron José Eusebio. Este hijo conocido como “Pepe Guerra” tuvo un papel importante en las luchas sociales y políticas por el desarrollo de nuestro país, así fue el fundador, en la imprenta que impulsó su padre, del periódico “Diario de Avisos”, artífice fundamental, junto con Secundino Delgado, del periódico “El Guanche” en el que aparece como Redactor Administrador y uno de los baluartes inspiradores de la fundación del Partido Nacionalista Canario el 30 de enero de 1924 en La Habana.
      Otra persona destacada en la edición de “El Time” fue el polifacético palmero Antonio Rodríguez López, en este primer número aparece la nota que todo lo no firmado es obra de él., referente a Antonio Rodríguez, también destaca en este número 1 la aparición de la primera entrega de la leyenda “Vacaguaré! (Quiero morir)”. Cuarenta años después el nombre Antonio Rodríguez López fue utilizado por Secundino Delgado como seudónimo para firmar su obra auto bibliográfica también denominada “Vacaguaré”, obra en la que el prologo es un fragmento de la obra del autor palmero.

     “El Time” se publico durante dos épocas y el ultimo número publicado fue el 320 aparecido el día 3 de junio de 1870, en él que aparecía la siguiente nota:
   “Por causas agenas a nuestra voluntad terminamos con el presente número la publicación de este periódico... y nos congratulamos de que al dejar este de publicarse podamos tener la satisfactoria esperanza de que muy pronto, según nuestras noticias, verá la luz en esta ciudad un nuevo periódico consagrado también a la defensa de los intereses del país”.

miércoles, 2 de marzo de 2011

SECUNDINO DELGADO: ¿ARRESTADO O SECUESTRADO?.

Por Jorge Pulido Santana.


    Este 2 de marzo se conmemoró el 109 aniversario del “arresto” de Secundino Delgado en su residencia de Arafo, los cargos derivaban de la explosión ocurrida el 28 de abril de 1896 en la Capitanía General de La Habana, siendo máxima autoridad de la isla, Valeriano Weyler, en primera instancia Weyler para evitar el ridículo que supondría la introducción de un artefacto de dinamita hasta los mismísimos baños de la Capitanía se inventó una más que extraña versión en la que se sostenía que la explosión fue causada por los gases acumulados en la fosa de las letrinas del Edificio, que habían podido detonar al contacto con los carburos de las cañerías del gas. Pues al descubrirse la estratagema de Weyler sus capacidades quedaron verdaderamente en entredicho, falta de seguridad en el edificio, invención de hechos y posiblemente la que no olvidó jamás, el edificio con más solera de la isla, muestra del poder militar de España, absolutamente lleno de excrementos. Esta es la situación de partida por la que Weyler, 6 años después manda a detener a Secundino aún a sabiendas que la causa había sido sobreseída en virtud del Tratado de paz celebrado entre España y los Estados Unidos en diciembre de 1898, otra 2 cuestiones importantes eran que Secundino no se encontraba en Cuba por las fechas en la que tuvo lugar la explosión y que Ceferino Vega, principal encausado por el hecho, manifestó claramente en la ratificación de su declaración que el constructor del artefacto no había sido Secundino Delgado, de hecho como ya he expuesto en otros documentos Secundino fue indemnizado por este hecho.

      Bueno esto nos sitúa un poco en los motivos de la detención pero también es digno de recordar y afortunadamente poseemos 2 textos de Secundino en los que expone sus impresiones y sentimientos en ese momento, este año me inclino por presentarles la versión ofrecida en el relato corto “Alegrías y Penas” publicado en el periódico “El Obrero” el 18 de octubre de 1902:

   “Un roce ténue, como el de una pluma, me abrió los ojos. Era Lila que me besó y ahora, sentada en mi lecho, reía á carcajadas frescas y sonoras.
   -Vístete- me decía- para que veas mis palomas mensajeras con sus pichones, la gallina con sus pollitos, la pata en sus huevos…. ¡anda, anda pronto! ….
  -Bueno: cuando salgas me vestiré-la díje acariciándola.
   Saltó como una gacela y desapareció cantando:
   “Aguila que vas volando dame una pluma….!
   Por la ventana abierta, veía un cacho de cielo, rojo por la luz de la Aurora. Y frente á mí, alzábase, perforando con su pico las altas nubes, el majestuoso Teide. Cubríalo una túnica blanca y refulgente como el cristal, y á sus reflejos yo soñaba despierto en su historia pasada.
   Hallábame sumido en aquella contemplación estética, cuando entró mi hija como ciclón, diciendo á borbotones:-Pápa, ahí están dos hombres disfrazados y con sombreros de tres picos preguntando por ti. 
   Levántate enseguida y ven…. ¿oyes?....
   Al poco rato fui. Me encontré dos guardias civiles que arrebataron mi libertad….
   Interrogué al cielo…. ¡Cuán bello é impasible le encontré ese día!
    Los inocentes se acurrucaron en las enaguas de la madre como polluelos á la vista cercana de dos milanos.
   Y á mi memoria acudieron estas palabras de un filósofo: “semejante á los carneros que juegan en el prado, mientras con la mirada el carnicero elije entre el rebaño, nosotros no sabemos, en nuestros días felices, que desastre nos preparan, precisamente en aquella hora; calumnia, persecución, martirio, etc.”
    -¡Eh, vamos!-dije á los guardias-y salí de mi casa, entre maüsers, con la sonrisa en los labios que produce the joyol of grief…..

jueves, 17 de febrero de 2011

Últimos escritos publicados de Secundino Delgado.

                
                 Por Jorge Pulido Santana.


    Este 18 de febrero, hace 102 años de la publicación de una colaboración de Secundino Delgado en el diario “El Tiempo”, titulada “Desde América”, este documento tiene especial interés porque es el último texto conocido firmado por Secundino. Por lo que conocemos hasta ahora, esta colaboración de Secundino con “El Tiempo” consistió en 2 artículos redactados en enero de 1909, uno el mencionado y otro publicado 2 días antes, en estos artículos situamos a Secundino en la Republica Argentina y en la Republica del Uruguay.
    De Montevideo, Secundino se nos muestra asombrado por su parecido con Buenos Aires, la llega a llamar “Buenos Aires en miniatura” y en cuanto al pueblo montevideano escribe “De todo Sud-América es el pueblo más romántico, y si no fuera su historia revolucionaria, salvajemente heróica, creeríamosle un rebaño femino y degenerado."
   Sus pasiones predominantes son la política y la moda. Las dos trabas que más esclavizan al hombre.”.
    De estos 2 artículos destaco especialmente la descripción de la puesta del sol, vivida por Secundino en su vuelta a Buenos Aires: “Serían las seis de la tarde. El sol caía despacio. Parece que trataba de echarse a descansar en el amplío río y éste, excitado, lujuriante por el cálido influjo de sus brazos, movíase voluptuoso y murmuraba algo, como una sonata de amor ... Aquí me confieso romántico. En este segundo sentí la dicha.  
    Fue algo que inundó mi pecho, paró mi respiración....me recosté en un éxtasis momentáneo y ahogué un grito de felicidad suprema...”
   Perdonen los asiduos a los documentos sobre Secundino y que hayan leído el artículo de conmemoración de estas publicaciones del año pasado, pero repetí este fragmento porque me sigue pareciendo verdaderamente digno de recordar, para él que no leyera el artículo del año pasado y le interese leerlo, puede hacerlo en www.secundinocentenario.blogspot.com.
   Esta colaboración de Secundino puso fin a una larga lista de documentos publicados en numerosos medios de la época, recordamos que Secundino que fue redactor de al menos 3 periódicos, “El Guanche”, “El Obrero” y “¡Vacaguaré!.
    Espero firmemente que el próximo año, en el momento de rememorar estas 2 colaboraciones tenga que decir, que durante algún tiempo fueron los últimos escritos conocidos de Secundino Delgado.

lunes, 14 de febrero de 2011

Programa "El Chicharro" 03.02.2011

   





     Adjuntamos el enlace al programa "El Chicharro" de Onda Cit, en el que Agapito, Serafín y José Luis León entrevistan a Jorge Pulido Santana, donde se trata varios aspectos relacionados con la Asociación Secundino Centenario.


http://www.ivoox.com/chicharro-03-02-2011-audios-mp3_rf_531061_1.html

jueves, 10 de febrero de 2011

CONTEXTUALIZACIÓN HISTÓRICA DE SECUNDINO DELGADO RODRÍGUEZ.

Por: José Ismael Rodríguez Delgado de Molina
Historiador y miembro de la Asociación Secundino Centenario.

   Contextualizar históricamente a Secundino es un trabajo, cuanto menos, inmenso, ya que hablamos de un personaje que no solo vive en más de cuatro países distintos y dos continentes, sino que además, le tocó vivir un periodo lleno de cambios drásticos en los mismos. El tránsito del siglo XIX al XX en Cuba y Estados Unidos es un periodo fundamental para el devenir de dichas naciones. Para Cuba significa el inicio de su andadura hacia la libertad que aun hoy continua; y para Estados Unidos el comienzo de la aplicación práctica de la “Doctrina Monroe” de América para los Americanos”, entendiéndose por América y los americanos a los estadounidenses y a la supremacía mundial de los mismos.
Centrémonos en las razones históricas por las que la diáspora, de la que forma parte Secundino, fue tan importante. Las razones económicas y culturales que empujaron a tantos canarios a abandonar su país a un futuro incierto, y en como España con su férrea dominación provoca y alienta la misma.
   La trascendencia histórica de Secundino Delgado no viene dada por su implicación en las luchas obreras de su época, ni por haber participado en la gestación de la primera independencia de Cuba, que también la tiene. Demostrado está que hubo canarios mucho más implicados y brillantes, que dieron su vida por la libertad de los pueblos a los que emigraron, dando muestras, más que sobradas, de generosidad, tenacidad y valor. La trascendencia histórica de Secundino estriba en que es el impulsor, el alma, el creador, el inspirador de la lucha independentista canaria contemporánea, ese es su valor. Un hombre que a pesar de las circunstancias deja su patrimonio y su vida por articular un movimiento político libertador, primero en la emigración y después en su propio país
   Secundino Delgado es un canario hijo de su tiempo y de las circunstancias que atenazaban al Archipiélago en aquellos momentos, la dominación española en el País había entrado de lleno en su segunda fase, la de la explotación práctica de sus recursos y sus gentes. Para un canario era imposible desarrollarse como persona en aquellos momentos, la semiesclavitud era la situación más común, y la miseria física y humana era el día a día en el Archipiélago.
   España, ha desarrollado, hasta el momento, tres estrategias distintas, pero complementarias, desde la invasión del Archipiélago en el siglo XV para su dominación y mantenimiento como territorio en el que lo único importante era su situación estratégica; el hecho de que el Archipiélago estuviera previamente habitado por un Pueblo con características étnicas y culturales propias suponía, al igual que en el presente, una grave dificultad a vencer a toda costa.
   La primera de estas estrategias dominadoras la implanta tras su victoria militar. En ese momento el objetivo era desnaturalizar a los canarios, eliminar toda consciencia de pueblo y a ser posible, de existencia, para ello se implanta una política de terror consistente en la eliminación del concepto de propiedad, de familia y de cultura canaria. Esto supone, en la práctica, la incautación de la tierra y su entrega a colaboradores foráneos o autóctonos, con el compromiso de afianzar la dominación práctica de Castilla. Daba igual si eran portugueses, genoveses, irlandeses o canarios, su única obligación era la de aceptar a la corona castellana como dueña y señora de estas tierras y prestarle ayuda siempre que les fuese solicitada. Al mismo tiempo se obliga a los canarios a integrarse en el nuevo orden como siervos, lo que provoca que la mayoría de ellos se nieguen ha hacerlo y, por consiguiente, tengan que huir a las montañas, siendo tratados como forajidos, ladrones y gente de mal vivir. La práctica de la religión o la utilización de la lengua canaria estaba considerado un delito muy grave, acarreándole al infractor la pérdida inmediata de la libertad y su posterior esclavización y venta. Son dramáticos los documentos que describen a los canarios de toda condición y edad, siendo vendidos en los mercados de esclavos o exhibidos como animales en las cortes europeas.
   La persecución a los canarios y a sus signos de identidad, en definitiva, a todo lo canario, tiene en estos momentos su punto más álgido y no se plantea, en tales circunstancias, el exterminio, porque los colonizadores necesitan de la mano de obra esclava para trabajar las tierras incautadas.
   En definitiva, la primera fase de dominación castellana en canarias se caracteriza por la destrucción y marginación de los canarios y su cultura a fin de establecer las bases sobre las que cimentar, con seguridad, la implantación de la segunda y de la tercera fase.
   Como ya anunciamos anteriormente, Secundino Delgado nace en el momento álgido de la segunda fase, en el que la conciencia de pueblo ya no existe en la mayoría de los canarios y en el que el poder de España ciertamente ya se sufre en el Archipiélago en todo su apogeo.
   La tercera fase, y por el momento, ultima, es la que actualmente se vive en Canarias, consistente en la destrucción definitiva de lo que queda de pueblo y de territorio, mediante la dominación psicológica, cimentada en 500 años de ocupación. Y cuando hablo de destrucción definitiva de canarias como pueblo, me refiero a los descendientes de los seres humanos que habitaban desde siempre éste Archipiélago, fomentando la llegada masiva de foráneos que obliguen a los canarios a retroceder a reservas hasta la desaparición como pueblo con características identitarias propias.
   Volviendo a la segunda fase de dominación española, las figuras fundamentales de la dominación en época secundiniana son los capitanes generales, los obispos y los caciques. Estos son los tres pilares en los que España basa su estrategia en el Archipiélago. Las jerarquías militares, con todo su escalafón inferior, incluida la Guardia Civil, eran los encargados del mantenimiento del sistema de explotación, donde la iglesia adoctrinaba y los caciques recolectaban.
   La sociedad canaria del tránsito al siglo XX es fundamentalmente agraria, analfabeta y servil. Los dos únicos núcleos no agrarios los encontramos en Santa Cruz de Tenerife y en Las Palmas de Gran Canaria donde al amparo de sus muelles van arribando agricultores desheredados que formarán las primeras masas obreras del Archipiélago. Pero la existencia de estos núcleos urbanos no significa ni progreso, ni riqueza ni existencia de burguesía. Los miserables del campo pasan a ser en las ciudades, miserables urbanos, al servicio de una oligarquía agraria que necesita de los puertos para exportar y de los capitanes generales que se enriquecían traficando en los mismos.
   Pero, a su vez, es por estos muelles por donde comienzan a entrar noticias de revoluciones, independencias y luchas obreras en otros países. Los muelles siempre fueron muy peligrosos. Los miserables urbanos, nunca los agrarios, comienzan a organizarse de forma tímida en asociaciones obreras, comienzan a exigir mejoras y esto es inaceptable para el establishment.
   En el Archipiélago, si nos damos cuenta, nunca se han producido revueltas, los ejemplos de enfrentamientos entre señores y siervos son escasos y nunca motivados por exigencias de mejoras laborales o planteamientos independentistas, frente a una situación de necesidades primarias básicas como la que se tenía en Canarias, la conciencia queda en un tercer plano. El hecho de que no encontremos fricciones importantes entre explotados y explotadores hasta la segunda mitad del siglo XX se debe a que la oligarquía cuando sospechaba que la situación social se encontraba excesivamente tensa, bastaba una comunicación con la metrópoli para que ésta permitiera la emigración a América, lo que determinaba que la presión volviera a bajar haciéndose posible de ésta manera continuar con el mismo sistema de explotación hasta la siguiente pre crisis.
   Pues bien, en este escenario nos encontramos a finales del siglo XIX. Ante la posibilidad de que el movimiento obrero se fortalezca y que los campesinos se revelen contra el cacique, desde la metrópoli se da vía libre a la emigración y es cuando se produce el gran trasvase de canarios a America, fundamentalmente a Venezuela y Cuba. Secundino Delgado es uno de esos miles de canarios que abandona su País en 1885.
   Su primer destino es Cuba, después Estados Unidos y posteriormente Venezuela. En Secundino se da una transformación que es muy común en la diáspora canaria. Cuando un canario se aleja de su país y toma perspectiva del mismo, las cadenas psicológicas que le atan a España van desapareciendo, los artificiosos vínculos que le unen a ese país lejano se van diluyendo y empieza a tomar forma esa consciencia que nunca desapareció del todo, la consciencia del ser y del existir y ya el segundo paso es el planteamiento del por qué de la dominación de un país sobre otro, del por qué de la sumisión. Esta liberación psicológica es la que lleva a miles de canarios a implicarse en las luchas liberadoras de todos los países a los que emigra, y es esa dependencia impuesta por el pesado poder dominador el que impidió e impide, que a los canarios nos quede un país por liberar, el nuestro.
   Pues bien, tras su relación con los independentistas cubanos y con José Martí en Tampa, Secundino se une a la revolución cubana, lo que le traería problemas durante el resto de su vida y a la postre, le causaría la muerte.
   La conciencia social de Secundino es muy temprana, la política se desarrolla en estos momentos, ¿por qué los canarios no tenemos el mismo derecho a nuestra independencia que los hermanos americanos?, esa pregunta y su posterior lucha es la que hace de Secundino Delgado uno de los hombres más importantes de la historia moderna de Canarias. Fue él el primer canario que rompe las cadenas del dependentismo psicológico y lo traduce en lucha política y social. Es el impulsor del primer movimiento independentista canario, entendiendo que la lucha no podía restringirse a un solo ámbito, que debía ser integral, era preciso que dispusiera de su propio vehículo de propaganda y de vehículo político. En una sociedad dominada por el caciquismo institucional, Secundino Delgado lidera una alternativa política que se declara autonomista, otra posibilidad era impensable, y logra de forma sorpresiva, representación política. Tengamos en cuenta que en aquellos momentos, las elecciones eran un timo tras otro, lo que abre la posibilidad a pensar que los resultados obtenidos, en realidad, fueron muy superiores.
   La oligarquía caciquil, representante del poder español en Canarias, no permitiría nunca que una opción política no dominada por ellos y que fuese en contra de sus intereses prosperase. Y así fue.
   Secundino es perseguido de forma implacable por el General español Weyler, el que fuera Ministro de la Guerra durante la independencia de Cuba y Capitán General de Canarias, lo persigue hasta encarcelarlo en 1902 sin cargos y por lo tanto sin juicio. Este encarcelamiento, por las condiciones inhumanas del mismo, es el que le cusa la muerte años después.
   Para poder valorar en su justa medida la labor política de Secundino Delgado debemos entender, en primer lugar, las condiciones históricas en la que desarrolla y en segundo lugar, lo que significó el rompimiento, por primera vez, de una dinámica instaurada cuatrocientos años antes a fuego y sangre.
   La obra política de Secundino Delgado no terminó con su muerte, él impregnó a todo el que le rodeó, las ansias de libertad y el orgullo que significaba ser canario. Ese esfuerzo, esa dedicación la recogieron otros, el testigo fue entregado y aceptado por José Cabrera Díaz y el PNC y estos a su vez lo entregaron a otros y estos otros a otros hasta llegar a nosotros.

Y ya termino con una frase de Secundino Delgado que sintetiza su pensamiento y su obra.

EL GRITO ESTÁ LANZADO Y NO LO RECOGEREMOS JAMAS: VIVA CANARIAS LIBRE.

El resto, depende de nosotros.

lunes, 31 de enero de 2011

Coloquio: Conmemoraciones y nuevos documentos sobre Secundino Delgado.

Jueves 3 de febrero, a las 19.00 horas.

Sala San Pedro Mártir (Telde).

Durante los primeros meses del año se conmemoran varios hechos fundamentales referentes a la vida de Secundino Delgado, además queremos mostrarles varios documentos ineditos sobre Secundino a los que hemos podido acceder.


INTERVENCIONES:

- Introducción histórica por José Ismael Rodríguez Delgado de Molina.
- Documentos destacables en el proceso contra Secundino por José Luis Álamo Suárez.
- ¡Vacaguaré! 16 páginas que se convirtieron en problema de Estado por Jorge Pulido Santana.

sábado, 22 de enero de 2011

109 aniversario del nº 1 de ¡Vacaguaré!.

“Si los héroes guanches que reposan en el seno de nuestra madre común les fuera dable conocernos y apreciar nuestra actitud aunque tardía, se levantarían de sus tumbas para besarnos en la frente.
Cúmplase la ley inviolable del Progreso. Quinientos años ha, un héroe gritó: ¡Vacaguaré!, y a los quinientos años surge un periódico con el mismo grito.
¡Loor a los héroes! ¡Loor a los mártires!”.

       Con estas palabras del artículo titulado “¿Qué hemos hecho?”, aparecido en el número 58 del periódico “El Obrero”, órgano de la Asociación Obrera de Canarias, se hacía publico la inminente edición del periódico ¡Vacaguaré!. El 30 de noviembre de 1901, en el siguiente numero del mismo periódico, se anticipa la noticia que desde esa redacción se tiene la intención de abandonar la campaña autonomista comenzada, apareciendo en el ejemplar del 12 de diciembre la noticia que 2 de sus redactores abandonan esa redacción para reemprender la campaña autonomista bajo otra cabecera, estos 2 redactores eran Manuel Déniz Caraballo y Secundino Delgado Rodríguez, los cuales publican sendos artículos con los planteamientos que les hacen dar tan importante paso. El artículo firmado por Secundino Delgado se titulaba “Un paréntesis” y finalizaba de la siguiente manera:
    “Si decididamente optamos por la autonomía, no distrayéndonos en las luchas económicas, puesto que en este Archipiélago son secundarias, el Gobierno de la Metrópoli se vería obligado a reconocernos autónomos y entonces el problema de las ocho horas, el bienestar de los trabajadores, estaría asegurado, porque con el sufragio, el pueblo haría presión sobre los legisladores, quedando resuelta la cuestión de una manera equitativa y justa.
    En este concepto, si retiro mi humilde pluma de la Redacción de EL OBRERO, es en la creencia de que la propaganda autonomista será la que por medios más viables venga a recompensar y á satisfacer las aspiraciones de los obreros canarios.
    No obstante mi determinación indispensable, tengo a orgullo seguir perteneciendo a la Sociedad, a quien voy unido con la mente y el corazón.”
    El artículo firmado por Manuel Déniz se tituló “Explicación”, y aquí tienen un interesante fragmento.
    “Mas hoy, como a mi inseparable amigo y estimado compañero de Redacción Secundino Delgado, necesidades de la época, impulsos de la historia, reconcentrado patriotismo y amor entrañable a este pueblo canario, me obligan a cesar por algún tiempo en las luchas económicas, para dedicarme de lleno en la propagación y defensa, desde las columnas de un periódico que en breve verá la luz pública en esta Capital, de los ideales autonomistas, de los cuales, después de convencerme que he venido sufriendo un error con creer y afirmar en conversaciones privadas en tiempos pasados, que no debíamos de propagarlos entre nosotros, estoy completamente prendado y por los que tendré a orgullo llegar hasta el sacrificio, si preciso es.
   He aquí porque, pacientes lectores, abandono la Redacción del semanario EL OBRERO, al cesar en este la campaña autonómica que en el mismo se había iniciado.
   Sin embargo, muchas de mis simpatías están al lado de los inspiradores, los obreros, del periódico antes citado y del cual, con gran complacencia mía, he sido hasta hoy Redactor – Jefe.”
    Definitivamente, el 23 de enero de 1902, sale a luz el número 1 de “!Vacaguaré¡”, como aspectos generales en su cabecera bajo el titulo aparecía la frase “Periódico Autonomista, de noticias e intereses generales”, esta publicación tenía la redacción y administración en la calle Herradores n 55 de La Laguna y la oficina de redacción en la calle Canales nº 77 de Santa Cruz de Tenerife, el artículo de presentación se tituló “Dos palabras al pueblo canario”, artículo publicado por otras publicaciones de la época, en este primer número, tras las presentaciones oportunas aparece la segunda parte del artículo editorial, bastante importante desde el punto de vista de concreción de la ideología planteada por el periódico, su titulo “Por la Autonomía”, en este muestran la firmeza en sus principios y su convencimiento en que la Autonomía es el único paso para salvar al país de tantos siglos de falta de libertad, como la línea seguida por sus redactores se muestra muy críticos con el sistema caciquil imperante en Canarias, cuyo fin sólo sería posible con una unión del proletariado que hiciera posible la libertad absoluta del Pueblo Canario.
     “Por este ideal venimos a la lucha, dispuestos a cumplir un deber que nos manda nuestra rectitud de conciencia y nos impone la salud de la patria.
     Firmes en nuestros principios, convencidos de que solo la Autonomía salvará este Archipiélago de la nauseabunda política que envilece a nuestro joven pueblo, hemos decidido ponernos de frente contra todos los enemigos de Canarias, despreciando los peligros y acechanzas de los viles.
     En Canarias nuestra patria y todo sacrificio que arrostremos en su defensa nos servirá de satisfacción intima, que la Historia nos ha dicho: la cicuta en labios de patriotas, tiene el sabor del néctar divino...”
     Con motivo de esta conmemoración y de algunas otras referentes a este periodo de nuestra historia, la Asociación Secundino Centenario va a realizar un coloquio el próximo día 3 de febrero, a las 19.00 horas en la Sala San Pedro Mártir de Telde, al cual aprovecho estas líneas para que queden todos invitados.


Fdo. Jorge Pulido Santana
Asociación Secundino Centenario.

miércoles, 12 de enero de 2011

Liberación de Secundino Delgado. Enero 1903

  

  El 13 de enero de 1903, Secundino Delgado recibía la noticia de su puesta en libertad, según relata en su obra bibliográfica “Vacaguaré”, por la tarde le anunciaron que tenía visita, esta visita era el secretario de la causa, que le entregó para que firmara una nota anunciándole su inmediata libertad al considerarse que le era de aplicación el artículo 6 del Tratado de paz firmado por Estados Unidos y España, firmado en Paris en diciembre de 1898, esto llevaba consigo que las dos causas abiertas fueran sobreseídas, estas causas eran por el supuesto hecho de realización y colocación de explosivos en edificio público y el de rebelión.

    Secundino también narra cómo fue la despedida a los compañeros de presidio, especialmente emotiva con dos de ellos con los que Secundino hizo especial amistad, los llamados “Caparrota” y “Caballero”. Caballero en ese momento le regaló los zapatos que llevaba puestos para que Secundino no saliera de la cárcel en alpargatas a las frías y nevadas calles de Madrid en el mes de Enero.
     La puesta definitiva en libertad se produce a las 23.00 horas de ese mismo 13 de enero, podemos imaginarnos la situación, sin ropa adecuada, con zapatos estrechos apretándole las llagas de los pies y en la más absoluta soledad. El momento en el que el guarda lo acompaña hasta la puerta, Secundino lo describe de la siguiente manera:
     “Tuve miedo; creí que pudiera decirme: -¡Eh! Tu libertad fue una equivocación: entra a tu puesto.- Eché a correr, por este pensamiento obsesionante, sin rumbo fijo, una, dos, tres no sé cuantas calles.”
       Evidentemente esa noche tuvo que dormir en la calle.
       Esta noticia fue ampliamente tratada en los periódicos de la época, tanto canarios como españoles, llegando a reproducir una entrevista a Secundino en la que comentaba que de la misma manera que fue detenido fue puesto en libertad, con pocas explicaciones. Esta entrevista publicada por “El Globo” y reproducida por varios periódicos canarios, terminaba lanzando la pregunta “¿Por qué ha estado preso once meses D. Secundino Delgado?”


Fdo. Jorge Pulido Santana
Asociación Secundino Centenario.