lunes, 23 de enero de 2017

¿Qué hemos hecho?



*“Si, ¿Qué hemos hecho en beneficio de esta patria encantadora, cuyos hijos están obligados á amarla por sus excelentes condiciones de madre, por su orgullosa historia y hasta por los héroes que guarda como reliquia, para prueba ó enseñanza de patriotismo, en sus entrañas?

¿Qué hemos hecho?... Olvidar nuestro deber, llamarnos lo que no somos, decir lo que no sentimos, y, cobardemente, jactarnos de amar á quien no amamos.

¿Será posible que la coacción, el atraso, el maquiavelismo de seres exóticos, sostengan por más tiempo la venda que cubre los ojos del pueblo, canario?

¿Será posible que en el siglo XX, ni las grandes revoluciones, ni la historia, ni el ejemplo, despierten á los hijos de este africano Archipiélago?

¿Cómo es que seguimos olvidados del veredicto universal, teniendo á orgullo, no obstante, el mar que nos circunda, olvidar á nuestra cuna para llamarnos hijos de otro ambiente y afirmar que fuimos mecidos en cunas que no hemos visto?

¿Cuál ha sido el proceder de los hijos de los conquistadores que en la misma época que á esta bella tierra, sometieron á otros pueblos?

Aunque lo pasamos por alto, lodos lo sabemos. La lógica en boca de Pí y Margall, lo ha dicho: "No se adquiere la propiedad de los pueblos conquistados, ni aun con la prescripción de los siglos."

¡Hermosa vitalidad de la Justicia! Al través de los tiempos pasa indestructible el derecho, de los pueblos conquistados y es del seno del pueblo conquistador de donde surge el grito que ha de reivindicar á la raza anonadada.

Hoy, que pueblos como Cataluña, Vascongadas, etc., se levantan decididos y amparados en la época, la ciencia y el progreso, reclamando su autonomía legal y lógica, no obstante ser provincias que forman una porción del territorio español, ¿qué haremos los canarios, bañados por diferente mar, con diferentes costumbres, de ligada raza, por no decir diferente, y siendo este Archipiélago no solo conquistado, ni ser porción, sino posesión española?

Si esto hablamos, si á la autonomía de Canarias aspiramos, no se nos eche la culpa; culpad á la Historia y al Progreso; culpad á las infalibles leyes de Natura.

Tenemos la intima convicción que todo canario, dentro y fuera de la patria, siente en este sentido, cuando menos, como sentimos nosotros.

De nuestro tardío despertar, del atraso en que los Gobiernos han tenido sumidos á los hijos de esta tierra, como efecto consiguiente, el caciquismo más vergonzoso se levantó, cual hidra de cien cabezas, para devorar conciencias, envenenar espíritus, aherrojar hombres libres y expatriar dignos canarios.

En Cataluña, únicas, podemos afirmarlo, provincias que honran por su industria, por sus conocimientos, por la facilidad de asimilación para los ideales modernos que á ellas llegaban importados de otros países, se despertó una lucha económico-social, que no obstante el rigor de los tíranos, sembró la semilla en toda la nación.

¿Cuál fue el proceder del Gobierno central para con ellas? En lugar de ponerse á la altura de la época para estudiar las causas de semejante filosófica propaganda, como han hecho Alemania, Inglaterra, Estados Unidos, Francia, etc., no teniendo en cuenta á los responsables, si responsables son hombres, ó, mejor lumbreras como Elíseo Reclus, Zola, Ibsen, Tolsloi, Marx Nordau, Yons Mors, Juan Grave, Bacounine, Kropopklin y tantos otros, quienes han llevado al cerebro de los pueblos tan oportunas ideas, el Gobierno central, repetimos, cometió el inquisitorial, el monstruoso hecho de Monjuich cuyos detalles nos espeluznan y no queremos relatar, porque, ni aun los siglos venideros podrán borrar la mancha que lleva la nación que semejantes hechos cometiera, ni olvidarán los hombres venideros el nombre de los hombres monstruos que en el siglo XX imitaron á los infames Torquemadas.

Ante tales procederes del Gobierno central, teniendo en cuenta la válvula que significa el Gobierno de España, para aquellas provincias, dignas de mejor suerte, ¿cuál fué su metamorfosis? La separación ó la autonomía!

Era de esperar. Una nación que se estaciona y lleva por lema en el siglo XX retener á sus pueblos con dos siglos de retraso, éstos decepcionados maldicen á sus directores y buscan la separación; es decir; el sálvese el que pueda de la inminente catástrofe.

He ahí el por qué, con beneplácito nuestro, Cataluña, autonómica ó separatista, tiene nuestras simpatías. Sus hijos son dignos hermanos nuestros.

¿Qué pasó en Canarias? Como ya hemos dicho, olvidándonos de nuestro deber seguíamos, cual mulo, pisando los talones de su arriero, olvidados de las heridas de la espuela y del látigo del domador.

Pero el Progreso, como ley infalible trajo hombres, nativos canarios, de extrañas regiones con ideales de la época. Estos hombres hablaron, estos hombres escribieron, estos hombres dieron á conocer á este pueblo virgen los ideales redentores,  y el pueblo agitado, como si hubiera tenido en sus manos un tubo de máquina eléctrica, nerviosamente gritó, unióse como un solo hombre y de una rápida mirada contempló su letargo, admiró su despertar, vio su porvenir y dispúsose á cumplir con su deber.

Los hombres que despertaron á este pueblo, fueron y serán condenados; más ¿qué importa? El pueblo vivirá y eso nos basta.

Los exabruptos de una nación decrépita han dando el alerta á los hombres que pertenecen á una raza no gastada.

Las causas que han hecho al pueblo de Cataluña autonomista, son las mismas que harán á este nuestro pueblo cumplir con un sacro deber que habíamos olvidado.

Si los héroes guanches que reposan en el seno de nuestra madre común les fuera dable conocernos y apreciar nuestra actitud aunque tardía, se levantarían de sus tumbas para besarnos en la frente.
Cúmplase la ley inviolable del Progreso. Quinientos años ha, un héroe gritó: ¡Vacaguaré!, y a los quinientos años surge un periódico con el mismo grito.

           

¡Loor a los héroes!

                               ¡Loor a los mártires!”

* Articulo publicado el 23 de noviembre de 1901, en el periodico "EL OBRERO".

No hay comentarios:

Publicar un comentario